New look!

Arpa cambia de aspecto y aborda la segunda fase de su plan secreto: consolidarse como una referencia de calidad y de éxito en el campo de la no ficción

El diseño era nuestra asignatura pendiente. En un momento de crecimiento rápido en muchos aspectos, buscábamos un diseño reconocible, visible en la librería y capaz de conectar con lxs lectorxs. Y coherente con nuestra personalidad.

Un bloque tipográfico reconocible

Nuestra nueva identidad apuesta por el contenido: lxs autorxs y el título de cada libro. Creamos un bloque tipográfico condensado y reconocible en la esquina superior izquierda de cada cubierta.

Optamos por el blanco como color de fondo dominante de la colección. El blanco transmite claridad y transparencia y nos aleja de la artificialidad, a menudo vacía, que tanto se exhibe en la no ficción actual.

Habrá excepciones y variantes, como el uso de colores cálidos para cubiertas de libros con una clara orientación práctica o la publicación de algunos libros «fuera de colección».

Un lenguaje gráfico «jardiniano»

Hacemos nuestro el lenguaje gráfico de Enric Jardí, director de arte de Arpa, que siempre trata de combinar lo conceptual y lo artístico, el buen humor y el pensamiento crítico.

Hashtags

Nuestro catálogo funciona «a la italiana», con una única colección central en la que cabe todo o casi todo. Incorporamos hashtags en nuestro sitio web y en la contra de cada libro para orientar mejor a lxs lectorxs en situaciones de compra. 

Un sitio web mejorado

Actualizamos arpaeditores.com para «celebrar» el fuerte incremento de tráfico en el último año y tomar en cuenta las sugerencias de lectorxs, librerxs y periodistas en el mismo periodo.

La nueva protagonista de nuestro sitio web será una barra de búsqueda con una función muy parecida a las de Google o Amazon: encontrar fácilmente lo que uno busca.

Unas oficinas en las que trabajar bien y disfrutar

Es muy difícil trabajar a gusto y trabajar bien sin un espacio adecuado para ello. Tras dos años de trabajo feliz e intenso, pero apretados como sardinas, por fin nos trasladamos a un espacio a la altura de nuestras expectativas. Amplio, luminoso, céntrico y bien comunicado. ¡Y con piscina!