Lecturas sentipensantes

Cuenta Eduardo Galeano que descubrió la palabra sentipensante charlando con unos pescadores de la costa caribeña de Colombia:

«Ya muy entrada la noche, entre trago y trago, uno de ellos usó una palabra que iluminó mi camino. Una palabra inventada por ellos, los pescadores, para definir el lenguaje que dice la verdad: sentipensante

Sentipensante, que siente y piensa a la vez, que dice con el corazón y la razón. Es probable que Galeano le tomara prestada la palabra a Orlando Fals Borda, impulsor de la sociología colombiana, que ya la usaba en los años 70, cuando estudiaba la Cultura Anfibia y el Hombre Hicotea, en la desembocadura del Río Grande de La Magdalena.

Sea como fuere, el concepto en seguida nos atrajo, porque relaciona dos inteligencias que rara vez dialogan entre sí, y resume con acierto nuestra filosofía editorial: publicar libros que ayuden a razonar y desarrollar nuestra capacidad crítica, pero también a sentir, hacer introspección y empatizar con los demás.

¡Esperamos ir por buen camino!